Historia

LOGO FUNDACION RAICES

Fundación Raíces es creada por Lourdes Reyzábal González-Aller y María Teresa González-Aller en 1996 en Madrid con la misión de atender de manera integral a niños, niñas, jóvenes y sus familias en situaciones de graves dificultades sociales y personales, víctimas de marginación o exclusión social o de vulneraciones de derechos por parte de la Administración, para conseguir su integración y promoción en la sociedad, poniendo de manifiesto las injusticias y vulneraciones de derechos que les afectan. La entidad surge además para apoyar a activistas y asociaciones que trabajaban por aquel entonces en algunos barrios de Madrid en torno a la Parroquia de San Carlos Borromeo y la “Coordinadora de Barrios”. 

A lo largo de los años 2000, la entidad comienza a ser consciente de la situación de uno de los grupos en situación de mayor vulnerabilidad: los menores migrantes que comenzaban a llegar solos a España. Se trataba de niños, en su mayoría varones, que huían a menudo de vulneraciones de sus derechos en el país de origen, de tránsito migratorio y al llegar a España, que les abocaba a vivir en la calle, víctimas de la falta de asistencia legal y protección por parte de la Administración española. Todos ellos marcados por una triple vulnerabilidad: ser niños, ser extranjeros y encontrarse solos en España. Es entonces cuando Lourdes Reyzábal y su marido el abogado Nacho de la Mata, junto a personas muy allegadas, que llevaban años de activismo social, como la trabajadora social Teresa Blasco, el psicólogo Luis San Juan, el filósofo, psicólogo y pedagogo Enrique Martinez Reguera, o el cura y teólogo Enrique de Castro, etc. comienzan a liderar un movimiento de atención integral y defensa de los derechos de los niños y niñas sin protección familiar en España, llegando incluso a acoger a estos niños en sus propias casas, ante la situación de abandono en la que quedaban como consecuencia de la actuación de la administración que debía protegerles.

FUNDACION RAICES HISTORIA FOTO 01 02

En 2003 se crea el Proyecto de Asistencia Jurídica especializada en este colectivo, liderado por Nacho de la Mata, para defender los derechos de estos niños y niñas cuando estos eran vulnerados por las Administraciones Públicas. A lo largo de estos años se empiezan a identificar determinadas políticas públicas y prácticas de la Administración que ejercían estas vulneraciones de derechos, como por ejemplo las repatriaciones sin garantías, la determinación de la edad o la no tramitación de su documentación de residencia en España.

La defensa de cientos de menores contra la administración por estas vulneraciones de Derechos tuvo como resultado sentencias favorables, algunas de ellas, que tuvieron un gran impacto en nuestra normativa. Es el caso de dos Sentencias del Tribunal Constitucional del 2009 que dieron la razón a los niños defendidos: se había vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva y su derecho a ser oído. Esto provocó que se cambiase la Ley de Extranjería incorporando un procedimiento de repatriaciones con las debidas garantías, y a raíz de estos logros el Consejo General de la Abogacía Española decidió otorgarle a Nacho un Premio Especial por la Defensa de los Derechos de la Infancia en la Conferencia Anual 2010 de los Premios de Derechos Humanos del Consejo. Tras su fallecimiento en 2012, el Consejo creó un Premio en su nombre que se entrega cada año a personas con una larga trayectoria en la defensa de los derechos de la infancia.

FUNDACION RAICES HISTORIA FOTO 02

En 2010 Fundación Raíces crea el Proyecto de Inserción Sociolaboral “Cocina Conciencia”, con el objetivo de intentar cubrir el vacío que dejaba la Entidad Pública de Protección de Menores y el resto de instituciones que debían velar por el interés superior de esos niños y niñas, cuando alcanzaban la mayoría de edad. El proyecto surge de la vinculación entre Fundación Raíces y personas comprometidas del mundo de la restauración, en concreto de Cristina Jolonch, periodista gastronómica, quien atrajo a los primeros colaboradores: chefs tan importantes como Andoni Luis Aduriz, Ramón Freixa, Javier Muñoz-Calero, Paco Pérez, Albert Adriá, Quique Dacosta, Dani Garcia o Enrique Valentí, entre otros.

El objetivo era vencer 3 obstáculos; la falta de autorización de trabajo (tal y como establecía el anterior Reglamento de Extranjería), la falta de referentes familiares en España, y la falta de formación y experiencia profesional previas. Para resolver esta situación, el Programa ofrece primeras oportunidades laborales recabando el compromiso de las empresas para formarles en el puesto de trabajo, ofrecerles contratos de trabajo duraderos, de mínimo 1 año de duración a jornada completa, con una persona de referencia en el puesto de trabajo que acompañe al joven en todo el proceso de aprendizaje. Así, empresarios y empresarias colaboradores se convierten en agentes de cambio social, contribuyendo a que estos y estas jóvenes salgan adelante y vivan sus vidas autónomamente. A cambio, Fundación Raíces se compromete a ofrecer un apoyo integral y personalizado tanto al joven como a la empresa durante el primer año de la inserción, si bien este seguimiento se extiende más allá de ese año.

Desde entonces, el proyecto se ha ido fortaleciendo gracias al apoyo de más chefs, empresas, pequeños negocios y grupos empresariales de hostelería presentes en muchas partes del territorio español como El Paraguas, La Azotea, La Ancha, Larrumba, entre otros. En 2017, con el apoyo de la empresa Eguia Group, el proyecto se abre a la inserción sociolaboral en la industria alimentaria y del procesado.

FUNDACION RAICES HISTORIA FOTO 03

En 2021, se decide aunar a todas las personas que en Fundación Raíces se encargaban de la acogida, apoyo y acompañamiento social de los niños, niñas, jóvenes y familias  atendidas en los distintos programas, bajo la denominación de Programa Social, que pueda planificar, evaluar y medir su actividad, hasta ese momento realizada como actuación común y transversal al resto de Programas.

FUNDACION RAICES HISTORIA FOTO 04

Así mismo, en 2021, tras el impacto sufrido el COVID-19 y la crisis que sufre el sector de la restauración, arranca la Escuela “Cocina Conciencia”, un proyecto formativo en colaboración con el Chef Javier Muñoz-Calero Calderón y su Restaurante Ovillo, para formar a 54 jóvenes al año como ayudantes de sala y cocina, y prepararles así para su posterior inserción laboral en restaurantes colaboradores.  

En enero de 2022, nuestro programa de Inserción Socio-Laboral “Cocina Conciencia” es seleccionado como proyecto de innovación social por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que decide financiarlo a 3 años, pasando a denominarse “Empleo Conciencia”, incorporando dos grandes novedades: su escalabilidad a cualquier sector profesional en el que se detecten intereses y motivaciones en los y las jóvenes; y su enfoque de prevención de la exclusión social con menores tutelados por Ceuta evitando que pasen por situaciones de sinhogarismo y exclusión social grave. Todo esto, acompañado de una investigación aplicada sobre el modelo de intervención sociolaboral que desarrolla la entidad, en colaboración con Inuit Fundición, con el objetivo de generar evidencias que puedan conformar futuras políticas públicas dirigidas a este colectivo.